KFC y las leyes del marketing

La cadena KFC preparó en el año 2009 el lanzamiento del producto “pollo a la parrilla”. Para poder extender su marca desarrolló  la campaña publicitaria “Unthink what you think about KFC”.

PROMOCIÓN

KFC realizó una promoción en un programa de gran éxito en televisión (Oprah Winfrey) que enunciaba lo siguiente:

Todo el mundo que se descargara unos cupones de internet. Con estos cupones podrían degustar de un suculento menú de dos trozos de pollo a la parrilla con sus correspondientes dos guarniciones y un postre gratis.

Esta promoción tuvo una gran repercusión. Más de 10,5 millones de cupones fueron descargados y fotocopiados.  Sin embargo,  lo que parecía que iba a ser un éxito se convirtió en un fracaso estrepitoso. Esto se debió a que de los 10,5 millones de cupones descargados la empresa solo repartió 4 millones en dos días.

FRACASO

Este fracaso fue debido a la falta de previsión de demanda que tuvo la empresa KFC. La empresa no fue capaz de atender a toda la demanda y tuvo que acabar cancelando la promoción. Por no hablar de una falta de eficiencia del equipo de relaciones públicas de la compañía.  Debido a todo esto se generó un gran descontento por parte de los consumidores y de las cadenas publicitarias que retransmitieron la promoción.

En este caso aparecen reflejadas  varias de las causas de fracaso que propone Cooper.  En primer lugar se puede observar una “mala calidad en la ejecución”. Esto se debe a que no se consigue atender a todos los individuos que habían descargado sus cupones. En segundo lugar, encontramos un “inadecuado análisis del mercado”. Por parte de la empresa, no estudiando todos los posibles clientes potenciales que podría tener KFC por el alcance de la promoción.

KOTLER Y KELLER

Por otro lado  se puede hacer referencia a criterios que enuncian Kotler y Keller. La empresa de comida KFC “sobrestimó el tamaño del mercado”. Pensó que su promoción no iba a tener el gran alcance que tuvo. Por ello se realizó un “diseño inadecuado” a la hora de atender a los consumidores. Deberían haber agilizado el proceso o haber contratado mayor personal durante el periodo de la promoción. Debido a estos factores la empresa no supo atender a la demanda y su promoción fracasó.

Pese a todo esto la empresa rectificó.  Se dio cuenta de su error lanzando una serie de vales a las personas afectadas por esto. Dichas personas solo tenían que dirigirse a cualquier establecimiento participante en la promoción. Posteriormente,  rellenar un formulario y en el plazo de dos semanas podría canjear el vale recibiendo por las molestias ocasionadas una Pepsi además del menú como compensación.

Deja un comentario